martes, 27 de diciembre de 2011

1930. Excavaciones en la Necrópolis Visigoda de Daganzo de Arriba (Madrid) ( II )

por D. Saturio Fernández Godín y D. José Pérez de Barradas. 1930



(Anterior)

LAS SEPULTURAS

Nuestro sistema de estudio ha sido abrir primero zanjas paralelas de exploración, hasta descubrir las cubiertas de piedra u otros indicios que nos indicaran la presencia de una sepultura. Después se ha excavado su interior con todo cuidado, a punta de cuchillo, hasta hallar los huesos humanos u objetos para determinar la situación respectiva y, por último, se ha cribado la tierra por si hubiera algo que haya escapado a nuestras pesquisas.

El extraordinario interés de las necrópolis bárbaras hace que describamos las sepulturas tal vez con excesivo detalle, pero así se podrá algún día lograr conclusiones a las que no podemos llegar nosotros dado el estado actual de la investigación. (Lám. I.)


Lámina I


Sepultura núm. I.- Fué la primeramente descubierta.
Situada sobre el mismo camino de Daganzo de Arriba a Montesinos.
Fosa de losas de piedra arenisca de 12 cms. de gruesa, de 210 cms. de larga, 58 cms. de ancha y 50 de profundidad. Las cubiertas eran losas de arenisca.
Esqueleto destruido, con los objetos indicados anteriormente, que fueron adquiridos por el Estado.

Sepultura núm. 2.- Fosa de piedra caliza, de 30 cms. de grueso, de 2,30 cms. de larga, 61 cms de ancha y 66 de profundidad. Esqueleto sin hallazgos.

Sepultura núm. 3.- Fosa de piedras calizas, de 12 cms. de gruesa, de 184 cms. de larga, 61 cms de ancha y 66 de profundidad, con un esqueleto sin hallazgos.

Sepultura núm. 4.- Fosas de piedras de areniscas de 190 cms. de larga, 50 cms. de ancha y 40 de profundidad. Sin hallazgos.

Sepultura núm. 5.- Fosa, de losas de arenisca, de 210 cms. de larga, 50 cms. de ancha y 50 cms. de profundidad. Esqueleto sin ajuar funerario.

Sepultura núm. 6.- Fosa, de losas de arenisca, de 115 cms. de larga. 35 cms. De ancha y 48 cms. de profundidad. Esqueleto de un niño y una sortija de alambre de plata muy alterada.

Sepultura núm. 7.- Fosa de 200 cms. de larga, 57 cms. de ancha y 47 de profundidad. Uno de los costados está formado por una jamba de una puerta, de piedra caliza, de un edificio romano. Sus cubiertas eran grandes sillares de caliza, de 30 cms. de grueso. (Lám. IV, B.) Contenía sólo un esqueleto.

Sepultura núm. 8.- Fosa de 210 cms. de larga, 30 cms. de ancha y 45 cms. de profundidad. Uno de los costados era un trozo de cornisa de un gran edificio romano. (Lám. IV, A.) Esqueleto sin ajuar.

Sepultura núm. 9.- Fosa revestida de piedras calizas de 105 centimetros de larga. 30 cms. de ancha y 35 cms. de profundidad. Esqueleto sin ajuar.

Sepultura núm. 10.- Las tumbas 10, 11 y 12 constituyen un panteón familiar, no sólo por su contigüidad, sino por la homología del ajuar. (Lám. III, B.) La núm. 10, cuya fosa, formada por losas calizas, salvo un costado en el que falta el revestimiento, mide 131 cms. de larga, 66 cms. de ancha y 60 cms. de profundidad. Contenía un esqueleto de un joven. A sus pies tenía un plato de bronce (lám. XIV, B.), en la mano derecha un anillo de oro (lám. IX), al costado izquierdo un puñal de hierro con huellas del mango de cuero y con restos de la contera y ribetes de plata (lám. IX); al cuello un alambre retorcido de plata (lám. IX), y en posición indeterminada una plaquita de oro (lám. IX) y un pequeño botón de plata en forma de cruz (Lám. IX.) Aparecieron clavos de hierro del féretro con restos de madera.

Sepultura núm. 11.- La fosa, de análogos caracteres que la anterior, mide 150 cms. de larga, 66 cms. de ancha y 60 cms. de profundidad. Contenía un esqueleto juvenil con el siguiente ajuar: a los pies un vaso de barro rojo (lám. XIV, A), en la mano derecha un anillo de oro (lámina IX), una espada de hierro, con adornos de plata en la embocadura, en los bordes y en la contera de la vaina (lám. XI, lám. X) una punta de lanza de hierro al lado izquierdo del cráneo y otra de estas armas, unas tijeras y unas pinzas, todas de hierro (lám. X), unas cuentas de caliza, fragmentos de un colador (lám. XII), junto al costado izquierdo. Se hallaron varios clavos de hierro.

Sepultura núm. 12.- Fosa análoga a las anteriores, de 212 cms. de larga, 70 cms. de ancha y 60 cms. de profundidad. Contenía el esqueleto de una persona adulta, que tenía: a los pies un plato de bronce idéntico al de la sepultura núm. 10; al lado derecho, un broche de cinturón de plata y en la mano derecha una sortija de plata con una piedra tallada, roja, grabada. (Lám IX.) Hacia el centro de la sepultura había una pieza de hierro, que interpretamos como un asa de un escudo y en los extremos clavos de hierro.

Sepultura núm. 13.- Fosa revestida de piedras calizas y areniscas, de 200 cms. de larga. 70 cms. de ancha y 60 de profundidad. Tres esqueletos. Sin hallazgos.

Sepultura núm. 14.- Fosa de piedras calizas, de 178 cms. de larga, 51 cms. de ancha en la cabecera, 30 cms. de ancha en los pies y 55 centímetros de profundidad. Un esqueleto, sin ajuar funerario.

Sepultura núm. 15.- Fosa con revestimiento de piedras calizas, que mide: 183 cms. de larga, 54 cms. de ancha en la cabecera, 41 cms. de ancha en los pies y 55 cms. de profundidad. Dos esqueletos, sin hallazgos.

Sepultura núm. 16.- Fosa con piedras calizas de 185 cms. de larga, 47 cms. de ancha y 57 cms. de profundidad. Un esqueleto, sin hallazgos.

Sepultura núm. 17.- Fosa con piedras calizas, de 152 cms. de larga, 50 cms. de ancha y 50 cms. de profundidad. Un esqueleto sin otro ajuar funerario que un broche de riñón. (Láms. VII y VIII.)

Sepultura núm. 18.- Fosa de piedras de arenisca de 210 cms. de larga, 30 cms. de ancha y 50 cms. de profundidad. Dos esqueletos sin ajuar.

Sepultura núm.19.- Fosa abierta en la tierra, o sea sin revestimiento de piedra, de 190 cms. de larga, 48 cms. de ancha y 50 cms. de profundidad. Un esqueleto que fue enterrado en féretro de madera, pues aparecieron los clavos de hierro. Se hallaron además un puñal de hierro muy descompuesto y un broche de riñón, sin aguja. (Lám. VII, fig. D.)

Sepultura núm. 20.- Fosa con piedras calizas, de 190 cms. de larga, 80 cms. de ancha y 50 cms. de profundidad. Un esqueleto sin ningún objeto.

Sepultura núm. 21.- Fosa de 200 cms. de larga, 55 cms. de ancha y 50 de profundidad, que contenía dos esqueletos.

Sepultura núm. 22.- Fosa de 180 cms. de larga, 50 cms. de ancha. Y 35 de profundidad. Un esqueleto.

Sepultura núm. 23.- Fosa de caliza y arenisca, de 200 cms. de larga,  60 cms. de ancha y 45 cms. de profundidad. Dos esqueletos.

Sepultura núm. 24.- Fosa con piedras de arenisca, de 197 cms. de larga, 50 cms. de ancha y 50 cms. de profundidad. Un esqueleto.

Sepultura núm. 25.- Fosa con revestimiento de caliza y de arenisca, de 190 cms. de larga, 71 cms. de ancha y 59 cms. de profundidad. Un esqueleto,

Sepultura núm. 26.- Fosa con piedras de arenisca, de 180 cms. de larga, 60 cms. de ancha y 60 de profundidad. Dos esqueletos.

Sepultura núm. 27.- Fosa también con losas de arenisca, pero muy alterada, de 197cms. de larga, 51 cms. de ancha y 58 cms. de profundidad. Un esqueleto.

Sepultura núm. 28.- Fosa con piedras de arenisca, de 191 cms. de larga, 45 cms. de ancha y 38 cms. de profundidad. Un esqueleto.

Sepultura núm. 29.- Fosa sin revestimiento de piedra, de 202 centímetros de larga, 58 cms. de ancha y 43 de profundidad. Contenía un esqueleto, posiblemente femenino, que estuvo en un ataud de madera, pues aparecieron los clavos. Se hallaron además varias cuentas de collar y un aro sencillo de bronce.

Sepultura núm. 30.- Fosa con losas calizas, de 223 cms. de larga, 69 cms. de ancha y 72 cms. de profundidad. Las losas de la cubierta estaban hundidas. Aparecieron, además de clavos, un asidero de escudo (?), un strigilis (?) y un cuchillo curvo /lám. XIII, fig. A), todos de hierro; un gran broche de cinturón con placa, con vidrios incrustados (lám VII, figura A); otro más pequeño del mismo tipo (lám. VII, fig. B); un tercero de placa calada (lám. VII), y un medallón de bronce con una cadena de plata (lám. XII).

Sepultura núm. 31.- Fosa con losas de arenisca, de 225 cms. de larga, 73 cms. de ancha y 49 cms. de profundidad. Dos esqueletos.

Sepultura núm. 32.- Fosa sin losas, de 190 cms. de larga, 48 cms. de ancha y 92 de profundidad. Un esqueleto.

Sepultura núm. 33.- Fosa con losas de arenisca, de 195 cms. de larga, 55 cms. de ancha y 55 cms. de profundidad. Un esqueleto.

Sepultura núm. 34.- Fosa sin piedras, de 213 cms. de larga, 47 centímetros de ancha y 47 cms. de profundidad. Un esqueleto y un cuchillo, curvo, muy alterado.

Sepultura núm. 35.- Fosa sin piedras, de 203 cms. de larga, 52 centímetros de ancha y 61 cms. de profundidad. Un esqueleto, con un broche de riñón (lám. VII,fig. E) y unas pinzas. (Lám. XIII, fig. A.)

* * *
Por las excavaciones realizadas hasta 1931, se deduce que esta necrópolis tiene una extensión grande y que ha de estar formada, con toda posibilidad, por más de un centener de sepulturas.

Todas ellas están orientadas, como era costumbre en su época, de Este a Oeste, con la cabeza colocada en este punto cardinal. Las sepulturas están construidas con poco esmero. Salvo los casos en que la fosa está sin revestir, se las revistió de losas por lo general de caliza, y en menor escala de arenisca. En algunas ocasiones se utilizaron pesados bloques de piedra, procedentes de grandes edificios romanos (jamba, cornisa, sillares), que debían estar en ruinas entonces. Las cubiertas son piedras toscas, y como no se llenaron los huecos con cal, penetró al poco tiempo la tierra, lo cual ha originado el estado quebradizo de los huesos. Son contados los que hemos podido salvar para estudios antropológicos.

En la necrópolis parece haber cierta alineación y haber filas de sepulturas, así como agrupaciones familiares. Como una de ellas interpretamos las sepulturas núms.. 10, 11 y 12.

Las sepulturas más próximas al camino de Montesinos están muy someras. Conforme se desciende hacia el arroyo, son más profundas. Las tapas de la sepultura núm. 30 se hallaban a dos metros de la superficie del terreno.

LOS HALLAZGOS

Una vez estudiadas las sepulturas excavadas en 1930, vamos ahora a proceder a la reseña de los distintos objetos encontrados. Ya conocemos la situación respecto al cadaver, lo cual es de capital importancia, según el doctor Hans Zeiss, de la Roemisch-Germanicher Komission, del Archaeologisches Institud de Deutschen Reiches, a quien solicitamos consejo en una ocasión análoga.

SORTIJAS DE ORO.- La hallada en la sepultura núm. 10 está constituida por un aro formado por una lámina de oro, gruesa y lisa, a la que en su parte exterior se le han soldado tres hilos, también de oro, con rayitas muy próximas, que le dan el aspecto de una cuerda, y dos alambritos retorcidos que alternan con aquellos.

Actualizado 18-2-2007. Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario